CUIDADOS

  1. Evitar el contacto con el agua.
  2. Evitar loción, perfume o crema o cualquier tipo de químico.
  3. Intentar guardar tu pieza en un lugar seco.

Ten en cuenta que el PH de la propia piel, así como el sudor, son motivo de desgaste progresivo. Es por esto que a unas personas les duran más las joyas que a otras.

Para mantener tus piezas, puedes limpiarlas con una esponja o un cepillo de cerdas suaves. Se recomienda usar jabón neutro o una mezcla de agua y vinagre blanco. Si no se logra quitar la suciedad con lo mencionado anteriormente, también puedes utilizar bicarbonato de sodio y finalmente secas muy bien tu pieza con un paño suave.